No nacimos para resistir, nacimos para vencer.

No nacimos para resistir, nacimos para vencer”. Pasé la jornada del domingo con esa frase de Los Chikos Del Maíz en la cabeza, canturreando ese estribillo, mientras hacía de apoderado de EUiA-ICV en mi barrio y veía como nuestra pila de papeletas descendía y descendía. “¿Seremos capaces de ganar al PSC este barrio, La Plantera, históricamente feudo suyo?”, me preguntaba. A medida que avanzaba la jornada me iba haciendo a la idea de que sí, de que podíamos ganarlo. Y lo ganamos. Vaya si lo ganamos, en 3 de las 4 mesas, entre risas nerviosas mal disimuladas y miradas cómplices con mis tres compañeras apoderadas. Y poco a poco fuimos sabiendo que como el mío, otros barrios iban cayendo: Mas Florit, Mas Cremat, Valldolig, Ca la Guidó

La noche fue intensa, y durante mucho rato tuvimos el convencimiento de que ganábamos. Al final se nos escapó la victoria como agua entre los dedos, y en muchas caras se veía una sensación más agria que dulce, a pesar de haber conseguido los mejores resultados de nuestra larga historia. Algunos y algunas íbamos por la sede intentando levantar los ánimos a otros compañeros y compañeras; pidiendo a nuestra gente que disfrutara de un espectacular resultado, del premio a tanto esfuerzo, en lugar de lamentarse por habernos quedado tan cerca de ganar. Que fueran conscientes de que habíamos logrado una gesta casi heroica, en estos tiempos tan complejos para nuestra organización…Y fue entonces cuando me percaté de algo, algo que para mí acabó por ser lo más importante de la noche, incluso más que el propio resultado: me di cuenta de que esa canción que me rondaba por la cabeza durante todo el día no era por casualidad. Comprendí que ahora sí, por fin, habíamos entendido que nacimos para vencer.

Hemos cambiado de mentalidad, le hemos dado la vuelta a la tortilla. Se acabaron los complejos, llegó el momento de la valentía y la ambición (bien entendida, ojo, que es una palabra peligrosa…). Una asamblea local que hace 8 años ni soñaba con ganar, ayer lloraba y renegaba con los mejores resultados de su historia, porque no se conformaba con ser segundos. Nos hemos convencido de que somos un fuerza de victoria, no sólo de resistencia. Y, lo que es más importante, hemos contagiado nuestro convencimiento al pueblo, que ayer nos votó no para resistir, como tantas otras veces, sino para vencer. Ya no somos, ni debemos volver a ser nunca más, ni la muleta ni el patito feo ni el hermano pequeño de nadie. Hemos dado el paso que necesitábamos dar, nos hemos librado de lastres obsoletos, cadenas autoimpuestas y arcaicas rémoras de conformismo y derrotismo; y ahora tenemos las grandes alamedas abiertas frente a nosotras para llegar a donde queramos llegar. Trabajando en equipo, con visión de futuro, con honestidad política y firmeza ideológica. El camino está abierto, sólo falta andarlo por el sendero correcto. 

20150525140327

Así que camaradas, compañeras, simpatizantes, amigos y amigas: gracias por tanto trabajo, por tanta pasión e ilusión, y ahora a disfrutar de este resultado histórico. Defendamos esta alegría como una trinchera, y a seguir trabajando con corazón e inteligencia para ganar en 2019. Porque ya no nos vale otra cosa que no sea vencer. Hasta la victoria siempre.

2 pensamientos en “No nacimos para resistir, nacimos para vencer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s