Esclavitud 2.0

Indignado. Pero esta vez no en el sentido amplio del 15M (que también…), sino con algo muy concreto: las antisociales propuestas sobre reforma laboral lanzadas por la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), la patronal madrileña.

El documento que han colgado en su web, en el que proponen (¿exigen?) una serie de medidas a la patronal española (CEOE), es inaceptable, oportunista e indignante. Sería, de llevarse a cabo, la mayor agresión a los trabajadores desde que este país vive en democracia. Prácticamente es una declaración de guerra. Lo que proponen no es trabajo: es un nuevo tipo de esclavitud. Sin cadenas, sin látigos, sin campos de algodón ni galeras… Pero, en el fondo y en la forma, piden (exigen) la “Esclavitud 2.0”. ¿Exagero? Veamos…

Para empezar, quieren limitar el derecho de huelga. Algo que atenta contra un derecho fundamental de los trabajadores que costó años de lucha conseguir. Se equivocan si creen que se lo vamos a regalar, así sin más. La huelga es el arma última de defensa del trabajador frente a agresiones como ésta. Si nos lo quieren quitar es porque lo temen, razón de más para no ceder ni un milímetro. La prueba de su temor es que lo quieren limitar precisamente durante la negociación de los convenios, que es cuando suele haber conflictos y puede ser más necesario, a veces incluso imprescindible. Qué listos son, y qué tontos creen que somos…
Como medida ligada a esa limitación del derecho a huelga, está la limitación de la representación sindical en las empresas, tanto en número como en horas de dedicación. Incluso estos mansos sindicatos actuales les estorban. Quieren aprovechar la mala imagen sindical para debilitar no ya a CCOO o UGT, sino al sindicalismo en sí. Es evidente que los sindicatos mayoritarios no están en su mejor momento, pero no hay que dejarse engañar por la interesada campaña anti-sindical de la derecha. Los sindicatos, mejores o peores, son el penúltimo obstáculo entre los trabajadores y el neoesclavismo que pretende la patronal. Si no nos gustan los que hay habrá que reinventarlos, o incluso inventar otros nuevos si fuera necesario. No se trata de defender a CCOO ni UGT, sino de defender el sindicalismo como concepto. Y el sindicalismo, como idea de la unión de trabajadores en salvaguarda de sus derechos, merece tanto apoyo como sea necesario.

Más. Piden el copago sanitario. Otra falacia, porque no es copago. Es REPAGO. Copago sería si una parte la pagáramos los ciudadanos mediante impuestos y otra, alguien ajeno al erario público. Pero si la sanidad la pagamos nosotros y además hay que volver a pagar por usarla, la estaremos pagamos dos veces. ¿A alguien le entra en la cabeza pagar dos veces por el mismo servicio? A la patronal sí. Ventajas de no tener que usar la sanidad pública. A ellos en sus carísimas mutuas privadas les debe ir de maravilla.
En la misma línea de desvaríos neoliberales, en plena época de recortes en la educación pública piden “más apoyo a la educación privada”… les debe parece poca ayuda las injustificables desgravaciones fiscales que Esperanza Aguirre regala en Madrid a los usuarios de la privada, o la millonada de dinero público que va a parar a las escuelas concertadas (que para más inri, en un estado aconfensional, son en su mayoría católicas). Además pretenden que entre todos paguemos las educación privada de sus hijos, cuando no hay dinero para dar educación pública de calidad a los nuestros. Qué majetes…

Por supuesto, piden despidos más baratos, aunque esto ya no es noticia. Esa falacia suya de “facilitar el despido facilita la contratación” es una mentira sonrojante. Abaratar el despido, para lo que sirve, es para facilitar aún más el despido, que de hecho en este país ya es libre digan lo que digan. Es una perogrullada, lo sé, pero para incentivar la contratación lo que hay que facilitar es la contratación, no el despido… así que a otro perro con ese hueso.

Y cómo no, piden que no se suba ningún impuesto y retirar el de Patrimonio, que la Seguridad Social asuma el coste de las bajas a partir del cuarto día (¿cómo asume tantos costes el Estado sin subir impuestos?), contratos precarios de prácticas más largos (gran propuesta si lo que se pretende es que los jóvenes más preparados abandonen el país), poderse descolgar de los convenios (que en la práctica equivale a congelar salarios, un suicidio en un país en el que el mayor problema es el consumo interno. Sin poder adquisitivo no hay consumo)…
Resumiendo, piden que el 90% de la  población vivamos peor para que ellos puedan vivir aún mejor. Un poco lo de siempre, pero esta vez con una vuelta de tuerca más, a ver si con la excusa de la crisis cuela… sorprendentemente, no hacen suyas las insinuaciones de María Dolores De Cospedal, la dama de hierro del PP, sobre recortar las prestaciones por desempleo. Se les debe haber traspapelado.

CEIM pide a la CEOE que asuma estas medidas de manera “prioritaria, inexcusable e inmediata” para su traslado “al próximo Gobierno”. ¿Por qué tantas prisas? Pues porque dan por hecho que ese próximo gobierno va a estar en manos de sus socios del PP, que les van a dar todo lo que pidan y posiblemente algo más a modo de propina.
Así que cuidado. El próximo 20N hay elecciones generales y los tiburones ya han olido la sangre. El sistema que quiere esta patronal es una mezcla del liberalismo absoluto de EEUU con la total ausencia de derechos laborales de la China pseudo-comunista (que curiosamente, a pesar de hoces y martillos, se ha convertido en espejo en el que mirarse para muchos empresarios sin escrúpulos…). Es decir, el sistema más caníbal e inhumano posible. Contra eso se lucha de dos maneras: en la calle y en las urnas

Harían bien los sindicatos en empezar a afilar los cuchillos y dar señales de vida. Esta agresión patronal es una magnífica oportunidad para resarcirse, abandonar la apatía y dar una demostración de que todavía sirven para lo que se supone que deben servir. La falta de credibilidad y la pérdida de confianza son un lastre que se han ganado a pulso, pero una patronal desatada como la que se adivina en el horizonte les va a dar muchas oportunidades de lavar su imagen haciendo bien su trabajo.

Pero no toda la culpa es de los sindicatos. También es hora que los ciudadanos dejemos de creernos esa mentira perversa de que ya no hay lucha de clases. Claro que hay lucha de clases. No es una idea anticuada ni obsoleta. Mientras haya clases, mientras prevalezcan los privilegios de unos pocos sobre los derechos de la mayoría, habrá lucha de clases. Que no nos engañen con el cuento de la “paz social”. Paz social, para ellos, es sinónimo de pueblo sumiso. La paz social sólo se consigue con justicia social.

Si no empezamos a frenar esto desde ya, acabaremos siendo nosotros los que emigremos a Marruecos en busca de un futuro mejor. Y es que algunos parecen empeñados en que África vuelva a empezar en los Pirineos…

Un pensamiento en “Esclavitud 2.0

  1. como siempre me he quedado encantada.pero con este tema un poco mas, porque es algo que tenemos aqui muy cerca y nos lo van a meter por los ojos.es un desastre que despues de que las personas en su momento lucharan tanto por tener lo poco que tenemos acabemos sin tener nada,.tengo esperanzas de que pase algo (lo que sea) y que esta gentuza salga con el rabo entre las piernas como se suele decir., Miky enhorabuena me encanta la manera de como un tema(sea cual sea ) lo sabes expresar de tal forma que todo el mundo puede entender en tus palabras los sentimientos que pones en ellas..felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s