La salud SÍ tiene precio

El Govern de la Generalitat de Catalunya, liderado por Artur Mas, anuncia ufano que va a eliminar el impuesto de sucesiones. Eso quiere decir, por un lado, que quienes tengan una pingüe herencia que recibir de sus padres o abuelos, no van a pagar impuestos por ello. Y, por otro lado, significa que las arcas públicas, paupérrimas desde hace tiempo, van a dejar de ingresar un buena cantidad de euros que son ahora más necesarios que nunca.

Admito que desconozco la cantidad exacta de dinero que se dejará de ingresar, pero eso no cambia el hecho: habrá menos dinero público a cambio de beneficar a una selecta minoría. Porque esta reforma, no nos engañemos, no está pensada para beneficiar al trabajador que con sangre, sudor y lágrimas ha logrado dejar en herencia la vivienda familiar a sus herederos. Los grandes beneficiados de esta reforma son los pocos privilegiados que tienen un patrimonio superior al millón de euros.

Resulta curioso que el Govern renuncie a esos ingresos cuando la propia CiU anuncia, casi a la vez que la eliminación del impuesto de sucesiones, que va a a haber drásticos recortes en la Sanidad Pública, porque no hay dinero en caja. Unos recortes que pegan donde más duele: la salud de los ciudadanos. De TODOS los ciudadanos. Con generosa herencia en lontananza o sin ella.

Si no hay dinero ni tan siquiera para ofrecer una sanidad pública digna a los ciudadanos, ¿cómo es posible quitar un impuesto y reducir los ingresos? Dentro de la nada disimulada actitud neoliberal de la formación de Mas y Durán, es más importante hacer que los pudientes, la pequeña burguesía catalana que forma y mantiene a CiU desde siempre, obtenga beneficios fiscales a ofrecer una Sanidad de calidad al resto de ciudadanos.

Y también (porque queda en segundo plano pero es un tema esencial) unas condiciones dignas a los trabajadores de la Sanidad Pública, que por si a alguien se la olvidado, son los que tienen nuestra salud (y por ende nuestras vidas) en sus manos. Un trabajo lo suficientemente importante y exigente como para ofrecerles las mejores condiciones posibles para llevarlo a cabo. Y esas condiciones pasan por tener, amén de las instalaciones adecuadas y el instrumental pertienente, el personal necesario para realizarlo con la total dedicación, concentración y tiempo que cada caso requiera. Algo imposible si se recorta personal y no se cubren bajas.

De poco sirve que haya sesudos estudios que demuestran que reducir el número de médicos y enfermeras aumenta exponencialmente el número de muertes, muertes que en condiciones normales de trabajo serían perfectamente evitables. Aún así, se van a reducir los presupuestos de los hospitales en algunos casos hasta casi el 20%. Diciéndolo en catalán: campi qui pugui.

Pongamos un ejemplo para que todo quede claro y diáfano. Veamos qué ocurrirá con estas dos medidas , usando como ejemplo a un camarero fijo-discontinuo padre de tres hijos y, por otro lado… por ejemplo, a Oriol Pujol, portavoz parlamentario de CiU a la sazón que hijo del Molt Honorable President Pujol y la Sra. Marta Ferrusola. Por decir uno, así, al azar…

En lo concerniente al impuesto de sucesiones… pues realmente, ese camarero padre de tres hijos, no se va a ver beneficiado en nada porque, posiblemente, ni tan siquiera tenga vivienda en propiedad y viva de alquiler. Todo lo que dejará en herencia a sus hijo será miseria, y la miseria no paga impuestos. Sin embargo, el amigo Oriol Pujol, el día que sus ilustres progenitores ya no se encuentren entre nosotros y llegue el momento de repartir su suculento legado, sí se va a llevar un pequeña alegría, porque va a evitar aportar unos cuantos (bastantes) miles (¿millones?) de euros al erario público, ese mismo erario público del que han vivido durante más de treinta años tanto él como su padre. El pobre pierde, el rico gana.

Respecto a que la Sanidad Pública empeore… pues digamos que al Sr. Pujol poco o nada le va a perjudicar, puesto que dispone de medios suficientes como para permitirse la mejor mutua privada posible, por lo que sus necesidades sanitarias están cubiertas aunque la sistema público se hunda para siempre. Pero, ¡ah, amigos!… para el camarero/padre, el día que él mismo o uno de sus hijos necesite de esa atención sanitaria pública (puesto que no se puede permitir otra), más le vale que rece lo que sepa para que ese día no haya algún médico de baja al que no se ha sustituido, o no le coincida con un accidente múltiple que tenga ocupados al poco personal que quede en el hospital. Si es un asunto de vida o muerte, la situación puede ser dramática. El rico gana, el pobre pierde.

Señores de CiU: si su objetivo era beneficiar a sus acólitos y perjudicarnos a todos los demás, enhorabuena. Lo han hecho de cine. Pero no nos vengan con la milonga de que en tiempos de crisis, los recortes son necesarios y que están poco menos que obligados a hacerlo por la concatenación de los elementos. En tiempos de crisis, los ciudadanos necesitan más coberturas sociales que nunca, y el gobierno necesita ingresar más dinero para ofrecer esos servicios sociales. Y eso, amigos neoliberales, no se consigue bajando impuestos. Se consigue, entre otras muchas maneras, haciendo que los ricos paguen más. Así es como se construye una sociedad justa y se evita la fractura social. Reduciendo las distancias entre rico y pobres, no aumentándolas.

Pero claro, cuando los que mandan y legislan son esos mismos ricos que deberían pagar más… demanar aixó es somiar truites

¿Visca Catalunya?

2 pensamientos en “La salud SÍ tiene precio

  1. Hi Miky. Estoy deacuerdo contigo con lo de los recortes en sanidad, es donde menos tendria que recortar un govierno (y en educacion), pero el impuesto de sucesion es otro tema.
    Yo lo califico como robo, y la razon es bien sencilla, no se teendria que pagar dos veces por la misma cosa. Mis padres tienen un piso ( o un edificio de oficinas en Paseig de gràcia, da igual) que han pagado y cada año pagan el ivi y lo declaran como patrimonio en su renta ym e lo dejan en herencia. Al año siguiente YO pagare el ivi, y en mi renta constara como petrimonio y tendre que pagar los impuestos correspondientes. Por que tengo que pagar por lo que mis padres han pagado. Ese impuesto es pagar dos veces por algo que es TUYO. Tu ya pagaras los impuestos de tu herencia, pero no tendrias que pagar por recibirla. Por eso es un robo y una tomadura de pelo. Ademas, la gran burguesia no lo paga,normalmente tienen todo o casi todo a nombre de alguna S.A. con sus herederos como accionistas, las propiedades no canvian de nombre.
    Que selas saben todas y siempre pagamos los mismos, currantes, autonomos y pequeños empresarios (que tambien tienen lo suyo).

    Joder vaya rollo que he metido!!!

    Un saludo y unas birras

    • En el fondo estamos de acuerdo. El problema del asunto no son las pequeñas herencias que unos padres con un patrimonio medio/bajo dejan a sus hijos. Las cantidades ingresadas por esas herencias tampoco deben ser especialmente significativas y no creo que rebajar esos impuestos desestabilizara los presupuestos públicos de sanidad o educación.
      El problema son las grandes herencias, enormes patrimonios que dejan de pagar un dinero que sí es un cantidad importante y necesaria para el interés común y el buen funcionamiento del país. Si analizas la reforma, verás que los grandes beneficiados del asunto son los que tiene un patrimonio superior al millón de euros… no creo que sea lógico, en medio de un recorte sanitario, bajar o eliminar impuestos a la élite económica del país. No sólo me parece una medida errónea en la forma y el fondo, además el momento escogido me parece francamente desafortunado.

      No me parecería mal una reforma similar que rebajara impuestos a las pequeñas herencias, pero marcando un tope razonable a partir del cual se pagara como se ha hecho siempre. Con eso sí ayudarías a la clase media/baja (obreros, autónomos y pequeños empresarios), y no afectaría sustancialmente a las arcas públicas. Pero tal y como lo han hecho, es perjudicar a todos para beneficiar a unos pocos, que además son los que menos lo necesitan.

      Y evidentemente, estoy contigo en que es IMPRESCINDIBLE tener un control férreo en el asunto de las propiedades que no pertenecen a “personas físicas”… ahí hay un verdadero agujero negro por el que las grandes fortunas evitan cumplir con la hacienda pública de una manera sonrojante y además legal. Pero curiosamente, esa legislación no la cambia nadie.

      Acepto esas birras. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s