Razones para dejar vivir

Ya tardaban. Hacía demasiado tiempo que la Iglesia Católica, vía Conferencia Episcopal, no hacía una de sus ya clásicas campañas liberticidas. Pues bien, ya la tenemos aquí. La nueva intromisión obispal tiene por lema “Siempre hay una razón para vivir”, y está enmarcada en algo que ellos llaman “Campaña por la vida”. Ahora toca oponerse al derecho a una muerte digna. Como siempre, las iniciativas de la cúpula eclesiástica española no dejan a nadie indiferente y dan múltiples motivos para la reflexión… y para la indignación.

Comencemos por el nombre: “Siempre hay una razón para vivir”. ¿Siempre? ¿Así de seguro, así de categórico? ¿Una persona en muerte cerebral, que sobrevive (si es que eso es vivir) gracias a máquinas que respiran y bombean su sangre por ella, tiene razones para vivir? ¿Qué razones, si puede saberse? No estaría de más que las expusieran, porque a mí (que admito que debo ser poco imaginativo) no se me ocurre ninguna.

Porque la pregunta clave es: ¿éso es vivir? ¿Podemos llamar a éso VIDA, en toda la magnitud de la expresión? Intentemos imaginar lo que debe ser estar tumbado en una cama, sin poder comunicarse con nadie, sin saber qué ocurre a tu alrededor, si es de día o de noche, si hace frío o calor; sin poder notar una caricia o un beso, sin poder escuchar las palabras de aliento de los que te quieren… es decir: la nada absoluta. No se me ocurre nada más parecido a estar muerto. ¿Por qué alargar esa agonía? ¿En nombre de qué, de quién? ¿Con qué motivos, con qué esperanza? ¿Para qué sirve esa muerte en vida, más que para torturar ad aeternum a sus seres queridos?

Incluso tratándose de una situación menos extrema que la de una muerte cerebral o un coma irreversible, la decisión de si merece o no la pena vivir es algo tan íntimo, tan personal, que nadie más que la persona afectada tiene derecho a tomarla. Sea previamente por escrito, o en el mismo momento si aún está el enfermo en condiciones de expresar su voluntad. La eutanasia no es la apología de la muerte como nos quieren vender; es el derecho a una muerte digna, la posibilidad de elegir y de acabar con el sufrimiento innecesario, el propio y el ajeno. La diferencia es sustancial, y la manipulación de conceptos que hace la Iglesia, vergonzosa.

El concepto “Campaña por la vida” también se las trae… ¿Es que me he perdido algo? ¿Hay alguien promoviendo una “Campaña por la muerte” que hace necesaria una campaña en sentido contrario, y yo no me he enterado? Puro maniqueísmo, malintencionado y tendencioso. Repiten la estrategia que utilizan los grupos anti-abortistas cuando demagógicamente se hacen llamar “Grupos Pro-Vida”. Por pura lógica, esa definición lleva implícita la idea de que los que no estamos de su parte somos “Pro-Muerte”… lo cual resulta insultante y ofensivo. Sería conveniente que los medios de comunicación utilizasen el término correcto para referirse a ellos: Anti-abortistas, y que se dejen de eufemismos. “Pro-Vida” lo somos todos hasta que se demuestre lo contrario, estemos o no a favor de la libre elección en el tema del aborto y la eutanasia. Basta ya de pervertir el lenguaje en favor de sus intereses. A las cosas, por su nombre.

Casualmente (ejem, ejem..) esta campaña aparece justo cuando la tramitación de la llamada Ley de muerte digna es inminente. Los obispos se han apresurado a negar que esta campaña vaya “contra propuestas políticas de ningún tipo”. Evidentemente. Por supuesto. Faltaría más. Y los elefantes rosas vuelan moviendo las orejas, y hay un ratoncito la mar de majete que te deja dinero bajo la almohada cuando se te cae un diente. Todo igual de creíble. A otra tostada con esa mantequilla, señores obispos.

Como siempre, pretenden condicionar la política para que se ajuste a sus convicciones religiosas y a sus posiciones políticas ultraconservadoras. Ya está bien de aguantar siempre el mismo sermón. Que regulen el comportamiento de los católicos, me parece muy bien. Allá ellos con sus creencias. Pero esta ley, como la del aborto o la del matrimonio gay, ni obliga a nadie ni prohibe nada. ¿Por qué discutirla entonces? ¿Con qué argumentos?

Los católicos podrán seguir manteniendo a sus familiares enfermos pegados a máquinas, en un triste simulacro de vida, por los siglos de los siglos (amén); podrán seguir impidiendo a sus hijas abortar, sean cuales sean las condiciones del embarazo; e incluso algunos homosexuales católicos podrán formar honorables e intachables matrimonios católicos de toda la vida y tener su parejita de vástagos en su hogar dulce hogar, para poder esconder así su condición sexual a sus familiares, como han venido haciendo desde siempre.

Así que, ¿a qué tanto ruido? ¿Acaso estas leyes vulneran sus derechos o libertades? Es evidente que no, puesto que hablamos de leyes que otorgan nuevas libertades a quien las quiera ejercer, y no recortan las de nadie. Ellos podrán seguir viviendo conforme a sus creencias como hasta ahora, sin que nadie se entrometa en ello y sin ningún tipo de problema ni injerencia… Pero resulta que a los católicos les molesta que los demás tengamos libertad para decidir, y les molesta más aún cuando decidimos vivir nuestra vida bajo códigos éticos distintos a los suyos, que como es bien sabido son los únicos verdaderos, puros e irrefutables. La pregunta es: ¿Quién les ha dado vela en nuestro entierro?

Señores obispos, y católicos en general: si hay una razón para vivir o no, es una decisión de cada persona en la que ustedes no pintan absolutamente nada. Para lo que no hay ninguna razón, es para que sigan metiendo sus apostólicas y romanas narices en la vida de los demás. Si tanto les preocupa cómo vivimos nuestra vida, empiecen por dejarnos vivirla en paz.

Les regalo una idea para el lema de su próxima campaña: Siempre hay una razón para DEJAR vivir

…aunque eso no lo verán mis ojos, ¿me equivoco?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s